Noticias

Actualiza con la mejor información y las ultimas noticias

ONU y la OEA condenan recientes acciones violentas en Haití



En medio de la escalada de violencia, organizaciones de la comunidad internacional pidieron al gobierno de Haití y la oposición el sábado llegar rápidamente a un acuerdo para el estancamiento político que obligó a la postergación de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y legislativas parciales del domingo.

El portavoz de la ONU, Stephane Dujarric expresó que el Secretario General, Ban Ki-moon, “insta encarecidamente a todas las partes interesadas a trabajar hacia la conclusión pacífica del proceso electoral, sin demora, a través de la forja de una solución consensuada que permita al pueblo de Haití ejercer su derecho al voto para la elección de un nuevo presidente y los representantes restantes del nuevo Parlamento”, en un comunicado.

Las misiones de observadores de la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos también emitieron un llamamiento similar, al tiempo que condenan “los actos de violencia en todo el país” que el presidente del Consejo Electoral Provisional Pierre Louis-Opont citó el viernes como la razón para postergar la votación del domingo. No hay nueva fecha se ha anunciado, dice un artículo de Miami Herald firmado por Jacqueline Charles.

Los llamamientos a un consenso sobre cuándo las elecciones puedan tener lugar ‒y cómo Haití debe regirse después de la salida del presidente Michel Martelly el 7 de febrero‒ vienen mientras una crisis política, provocada por las acusaciones de fraude electoral generalizado en las elecciones recientes, corre el riesgo de profundizarse. Por segundo día consecutivo, el sábado, miles de manifestantes salieron a las calles para exigir la salida de Martelly.

“Cuando la gente se rebela, la comunidad internacional debe escuchar”, dijo el manifestante Jean Steve Dupont, parado cerca del Campo de Marte, donde manifestantes incendiaron neumáticos. “Estas personas no son creíbles ni honestas para organizar buenas elecciones en el país”, dijo refiriéndose a los organizaciones de las elecciones.

El líder opositor Assad Volcy de la plataforma Pitit Dessalines dijo que si bien la cancelación de las elecciones constituye “una victoria”, las demandas han cambiado. “Michel Martelly no puede ser parte de la solución. Él dejará el poder” expresó.

“No es sólo una batalla para cambiar la fecha de las elecciones”, añadió. “Pitit Dessalines está luchando por revisar el sistema que hay aquí. Un sistema que es corrupto, que está castigando, un sistema que la comunidad internacional está imponiendo en el país”.

En una conferencia de prensa temprano ese mismo día, el candidato segunda vuelta presidencial respaldado por el gobierno Jovenel Moïse criticó la decisión de los funcionarios electorales de suspender la votación.

“Lo que no entiendo del todo en la decisión del Consejo Electoral Provisional es que se pospusieron las elecciones del 24 de enero al igual que lo pospusieron las elecciones del 27 de diciembre, sin decir cuándo se llevarán a cabo”, dijo Moïse.

Moïse acusó a la oposición de utilizar el proceso democrático para satisfacer sus “intereses personales propios”. Dijo que él se mantiene en la batalla contra el candidato de la oposición Jude Célestin, que llamó a la cancelación “una victoria”. Célestin se había negado a participar en la segunda vuelta, calificando el resultado para las elecciones finales “una farsa ridícula”, y exigiendo que se promulguen las recomendaciones de una comisión de evaluación electoral para mejorar la transparencia en la segunda vuelta.

El experto en Haití Robert Fatton, dijo con la cancelación, es probable que Haití vea una nueva configuración política. “Con el resultado de las malas elecciones de octubre es mayor la incertidumbre política. No sabemos bien si Michel Martelly seguirá siendo presidente después del 7 de febrero. Esto puede tener implicaciones significativas para la supervivencia política de Jovenel Moïse; ¿Puede seguir siendo una fuerza significativa sin el apoyo del presidente?” comentó.

Durante días han tenido lugar negociaciones entre bastidores con la participación de Martelly y los presidentes de las dos cámaras del parlamento. Los miembros del sector privado han estado tratando de conseguir que todas las partes lleguen a un acuerdo. Las últimas convocatorias de propuestas piden que Haití se rija por un primer ministro de consenso bajo un gobierno de transición que dure no más de 120 días.

Martelly dejaría el cargo 7 de febrero, según lo dispuesto por la Constitución, pero se le permitiría juramentar a un nuevo presidente que asumirá sus funciones a más tardar el 14 de abril.

A diferencia del acuerdo anterior, ni Moïse ni Célestin serían partes en la presente propuesta. Un nuevo Consejo Electoral Provisional de nueve miembros sería encargado de estudiar los resultados y decidir los pasos a seguir para determinar cuándo se celebrarán las elecciones y que estaría en la boleta electoral.

“Tanto la comunidad internacional como el sector privado jugaron mal y esperaron demasiado para forzar un compromiso”, dijo Fatton, profesor de la Universidad de Virginia. “Por otro lado, ellos controlan el poder de la bolsa y por lo tanto pueden estirar sus músculos financieros para generar un compromiso que encuentren aceptable. En todo caso, el grado de incertidumbre ha aumentado y la posibilidad de graves errores de cálculo sigue siendo peligrosamente altos”.

Fuente:Acento

0 comentarios:

Anímate a comentar tu opinión es importante para nosotros