Noticias

Actualiza con la mejor información y las ultimas noticias

Gobierno haitiano de un solo hombre de Martelly llega a su fin en Haití

La negativa de Célestin participar plantea preguntas sobre si Haití procederá a una elección con un solo candidato o ser gobernado por un gobierno de transición al mandato presidencial de cinco años de Martelly termina 07 de febrero.




PUERTO PRÍNCIPE, Haití.-Cuando una crisis política paralizante empujaba a Haití hacia un periodo incierto hace un año este mes, un estoico presidente Michel Martelly les aseguró al pueblo haitiano y a la comunidad internacional que no tenía interés en gobernar sin los controles y equilibrios de un parlamento.

El único decreto que emitiría sería uno “para organizar elecciones”, dijo Martelly en el quinto aniversario del devastador terremoto del 12 de enero de 2010, cuando expiraron los periodos de toda la cámara baja y un segundo nivel de los 30 miembros del Senado por causa de las elecciones legislativas pendientes.

Ahora, cuando Haití se prepara para conmemorar un nuevo aniversario del terremoto, también se prepara para recibir el retorno de un Senado y una cámara baja en funciones después de que 14 nuevos senadores y 92 diputados fueron elegidos en las muy criticadas elecciones del 9 de agosto y el 25 de octubre, dice un artículo de Jacqueline Charles publicado por el Miami Herald esta semana.

Aunque, teóricamente, el gobierno de un solo hombre de Martelly debería ser limitado, los observadores y los críticos dicen que mucho dependerá de la configuración de cada una de las cámaras, donde ningún partido político goza de una mayoría.

“La pregunta es si los parlamentarios electos asumirán su responsabilidad y aprobarán leyes, ratificarán los acuerdos y a las personas que se situaron en cargos puestos, y ponen en su lugar a las como es de suponer”, dijo Jocelerme Privert, uno de los diez senadores se retiraron cuando se disolvió el parlamento, que hoy en día se apresura para encabezar el Senado. “El hecho de que el parlamento fuera disfuncional creó un vacío que le permitió al ejecutivo y al gobierno tomar acciones fuera de la Constitución”, afirmó Privert.

“Con la ausencia del parlamento había un montón de problemas con los cuales la administración Martelly estaba preocupada; una huelga de gas, las huelgas contra el alza del costo de vida, el proceso electoral mal organizado”, dijo. “Quizá, si tenía otras intenciones, no tuvo la oportunidad para hacerlas”

“La Constitución no le otorga al Presidente el poder de emitir decretos. Todo decreto que emitió el presidente Martelly es ilegal”, agregó.

Según lo prometido, Martelly emitió una orden ejecutiva sobre las elecciones. Pero también emitió otras siete órdenes vinculantes, incluyendo un controvertido cambio de límites, que provocó semanas de protestas violentas y bloqueos de calles al norte de la capital, donde se encuentran a su casa en la playa y otras lujosas residencias privadas lujosos frente al mar, dice Charles en su artículo.

Además de los decretos, también dio más de 60 órdenes administrativas. Algunas estaban incluidas en sus poderes como Presidente, como declarar feriados nacionales para la celebración del carnaval, mientras que en otras, polémicas, se hacía cargo de familiares y amigos, nombraba embajadores sin la requerida aprobación del Parlamento.

Una orden publicada el 11 de septiembre de 2015, dio estatus de incorporación al AGRITRANS, una empresa propiedad de su escogido sucesor presidencial, Jovenel Moïse.

El senador Youri Latortue, un partidario de Martelly que también está compitiendo para encabezar el Senado, dijo que si bien siempre es mejor tener un parlamento en funciones, la situación en los últimos 12 meses “era especial”.

“Lo importante es que él no publicó todos los decretos que tenía”, dijo Latortue. “Estábamos en esta situación porque no respetamos las fechas, el calendario electoral. El presidente Martelly se encontraba en una situación en la que ningún presidente podría encontrarse. Lo que espero es que con la entrada de la 50 ava Legislatura establezcamos un Consejo Electoral Permanente, un tribunal constitucional para asegurar que respetamos todas las fechas, para no tener estos vacíos de modo que ningún presidente tenga que emitir ningún decreto”.

El domingo, 92 diputados se juramentaron en el cargo y recibieron sus cintas rojas y azules. Pero no se realizó una votación para el nuevo presidente de la Cámara Baja. El lunes, se esperaba que los senadores también asumieran el cargo. Y mientras que la nueva legislatura debe garantizar la renovación de las instituciones democráticas de Haití y consolidar la estabilidad política, el país sigue en una crisis provocada por las elecciones presidenciales de octubre 25.

La semana pasada, después que Martelly publicó una orden presidencial que fija el 24 de enero como la fecha para la segunda vuelta presidencial, el candidato de la oposición Jude Célestin, que calificó segundo, dijo que no participará si la votación se celebra ese día. Célestin ha exigido que se adopten las recomendaciones de una comisión de evaluación de las elecciones para evaluar las acusaciones de fraude, así como sus propias condiciones para participar.

La negativa de Célestin participar plantea preguntas sobre si Haití procederá a una elección con un solo candidato o ser gobernado por un gobierno de transición al mandato presidencial de cinco años de Martelly termina 07 de febrero.

Algunos en Haití se han opuesto a la apertura del año legislativo, mencionando que legalmente no puede tener lugar hasta que todo el proceso electoral haya concluido. Algunos escaños en ambas cámaras aún están por definir.

La manera en que se desarrolle el drama político bien podría depender del parlamento.

“La extensión de su periodo no debe ser descartada”, dijo Michel Eric Gaillard, un analista político con sede en Puerto Príncipe, en referencia a un empuje en algunos sectores para mantener a Martelly en el cargo hasta el 14 de mayo, el aniversario de la fecha en que asumió la presidencia, para evitar que un gobierno de transición dirija el país y permitir que el proceso electoral que termine.

Gaillard dijo que Martelly aprovechó el vacío político y la ausencia de controles y equilibrios para hacer avanzar sus intereses particulares. Sin embargo, no lo hizo para ser el dictador que muchos temían.

Martelly no es un dictador en el sentido puro de la palabra. No obtuvo el poder por la fuerza, ni tampoco ejerce el poder absoluto”, dijo Gaillard.“Por otra parte, sí ejerció en forma cercana a la autoridad absoluta, gracias a la inmadurez e irresponsabilidad del parlamento anterior que eligió el suicidio político y muerte súbita durante las negociaciones con un presidente kamikaze”.

La líder de la oposición, Mirlande Manigat, quien perdió frente a Martelly en la segunda vuelta presidencial de 2011, estuvo de acuerdo en que no se puede comparar a Martelly con los Duvalier que gobernaron Haití con que un puño de hierro durante casi 30 años. Pero sí tomó que algunas decisiones cuestionables, dijo Manigat.

“El trató de crear una nueva municipalidad, y no tenía ese derecho. Además, contrariamente a las disposiciones constitucionales que requieren la intervención del Parlamento, formó e instaló los Consejos de Administración del [Banco de la República de Haití] y [el Banco Nacional de Crédito]; y cambió el nombre del jefe de la policía”, dijo.

“Estas iniciativas y otras violan la Constitución y deben añadirse a otras conductas, un estilo de gobierno que carece de respeto hacia sus colaboradores, y el uso descontrolado de los fondos públicos. (…) En general, es responsable de la crisis actual por no organizar elecciones durante su mandato”.

Un análisis de la gaceta oficial del gobierno mostró que las elecciones locales retardadas llevaron a Martelly a nombrar más de cuatro decenas de personas para cargos municipales, entre julio y agosto de 2015.

Idealmente, el parlamento podría cancelar muchas de las decisiones tomadas por el presidente en su ausencia. Pero Manigat y Gaillard no están apostando por eso.

Pierre Esperance, un destacado defensor de los derechos humanos, dijo que mientras que Martelly no tomó decisiones que restringían las libertades o asociaciones públicas, tampoco usó sus poderes para fortalecer las instituciones o el Estado de Derecho. Más bien, sucedió lo contrario: se debilitaron.

“Con la ausencia del parlamento había un montón de problemas con los cuales la administración Martelly estaba preocupada; una huelga de gas, las huelgas contra el alza del costo de vida, el proceso electoral mal organizado”, dijo. “Quizá, si tenía otras intenciones, no tuvo la oportunidad para hacerlas”.

Mientras tanto, con las dos cámaras programadas para elegir a sus líderes en ‒y posiblemente, un nuevo primer ministro y gobierno en los próximos días‒ Martelly ha estado cabildeando personalmente para conseguir que sus partidarios respalden su elección para la presidencia del Senado y de la cámara baja.

De tener éxito, Martelly todavía mantendría su control, incluso después de dejar el poder. Y con los rumores de la semana pasada de que el Gobierno estaba discutiendo la publicación de 42 decretos, entre ellos, el que da a cada uno su cuenta limpia de papeles de salud, conocido como licencia, Privert dijo que teme que pudieran aparecer más órdenes ejecutivas en la gaceta oficial ‒con efecto retroactivo.

“Si el Parlamento asumió el poder sobre bases más sólidas que las que se están preparando para entrar [el lunes], ellos tendrían la autoridad constitucional y la moral de cancelar ciertas decisiones”, dijo Manigat.

Fuente:almomento

0 comentarios:

Anímate a comentar tu opinión es importante para nosotros